-->

T 1 - L 3 • CUATRO MOTORES, UN MOTIVO • E-C-E

T 1 - L 3 • CUATRO MOTORES, UN MOTIVO • E-C-E

T 1 - L 3 • CUATRO MOTORES, UN MOTIVO • E-C-E

Commentarios 22:58
T 1 - L 3 • CUATRO MOTORES, UN MOTIVO •  E-C-E



“Así como Jesús, el propósito de Dios para nosotros, su iglesia,es que a través de su enseñanza recordemos que existimos para darle el honor a Dios y recordar, continuamente, que la vida cristiana se trata de exaltar la Gloria de Dios, no es que Dios existe para nosotros, sino que nosotros existimos para El”

LECCIÓN #3

“Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén”.- 1 Pedro 4:11

Te hago una pregunta: ¿Qué es lo que te motiva a invertir tu tiempo y recursos en la obra de Dios?, ¿Que es lo que te mueve a moverte?, puedes responder dentro de ti, quizá digas: “Me mueve el amor por las almas”, o tal vez “me mueve la obediencia a Jesús” o quizá “me motiva la compasión por la situación física o social de las personas”.

Todo esto es válido, pero ahora las preguntas serian: ¿Vives amando a la gente, vives enamorado de ellas?; que pasa si te rechazan por que les hablaste de Cristo, ¿las amarías igual?; qué pasa si la situación física o social de las personas aparentemente es mejor que la tuya, ¿tendrías compasión de ellas?; que pasaría si un día te levantas desanimado o de mal humor, ¿saldrías a predicar igual?; si me dices que predicas por obediencia a Jesús, entonces ¿es algo que haces aunque no ames a las personas o sientas compasión por ellas?, probablemente es una carga que llevas y aunque no lo sientas, lo haces por obediencia, ¿estaría bien tener ese sentir?.

Algo es seguro y es que las cosas que nos pueden motivar en cierto momento no nos motivaran siempre, y lamentablemente la mayoría de nosotros somos “sentimentales temporales”, vivimos un sentimiento por momentos, nuestro estado de animo es cambiante, por lo que no podemos poner nuestra motivación para hacer la obra de Dios en algo tan inestable como nuestros sentimientos, por ello nuestra motivación debe estar sobre algo firme, algo que nunca cambie o varíe a pesar de las circunstancias, algo que no cambie cuando cambie nuestro estado de animo, algo que no cambie de acuerdo a la condición física o social que veamos en cada persona, algo que sea nuestra meta y motivación al levantarnos y la siga siendo al acostarnos, algo que produzca y refleje nuestros sentimientos y crecimiento como cristianos, algo que siempre nos deje ganar, aun cuando parezca que fuimos derrotados. ¿Quieres saber qué es?.

Te lo diré, pero antes lo te presentare 4 Motores que como cristianos debemos tener en cuenta cuando trabajamos en la obra de Dios.

CUATRO MOTORES EN LA OBRA DE DIOS


Hay 4 Motores, por llamarlos así, a considerar en lo que a hacer la obra de Dios se refiere, porque nos impulsan a obrar de manera natural y seamos sinceros también de manera obligada, pero al conocer y amar más a Dios experimentaremos que estos motores se encenderán y se harán naturales en nosotros. Estos son:


1º LA SALVACIÓN, TU SALVACIÓN

Has visto a esas personas que representan a organizaciones para prevenir el cáncer, la mayoría de esas personas vieron la muerte muy de cerca, sintieron el dolor y el miedo, pero se salvaron. Esas personas se desviven e invierten su vida, su tiempo y su dinero para prevenir, informar, advertir y ayudar a las demás personas para que no pasen por lo que ellas pasaron, porque saben que pudieron estar muertas.

Es igual, si ahora somos cristianos es porque hemos visto de cerca nuestra condición pecaminosa y nuestro destino sin Cristo, hemos visto la muerte espiritual en la que estábamos y la muerte eterna que nos esperaba, pero creímos en Cristo y Dios nos salvo. Por lo tanto, lo natural seria que queramos que otros alcancen ese regalo precioso que nos redimió, si no es así, probablemente nunca nos dimos cuenta de la maravillosa gracia que alcanzo nuestras vidas, deberíamos examinarnos y considerar si verdaderamente hemos nacido de nuevo.

Charles Spurgeon dijo: “¿No tiene usted el deseo de que otros sean salvos?, entonces usted tampoco es salvo. Puede estar seguro de esto”. 

Tu SALVACIÓN es un MOTOR, que hará que quieras que otros sean salvos.

2º LA OBEDIENCIA, TU OBEDIENCIA

Como hijos de Dios, hemos entendido el mensaje, hemos entendido nuestro llamado y hemos entendido el mandato, somos concientes de nuestras responsailidades al ser portadores de un mensaje poderoso y nos esforzamos por ser obedientes, nu

La Biblia identifica a las personas que aman a Dios son las personas que lo obedecen, "ID Y PREDICAD" es un mandato directo de Dios, es una de necisdis importante, tan importante es lo unica razon por la que no viene para llevar a su Iglesia.

Una evidencia de que amas a Diso es que le estas siendo obediente, tu corazon esta sincronizado con Dios y su deseo tambien es el tuyo, el que todas las personas se salven.

Tu OBEDIENCIA es un MOTOR que te impulsara a ir y predicar

3º LOS FRUTOS, TUS FRUTOS

Al hablar de los frutos de un cristiano, podemos abarcar varias aéreas y una de ellas es la predicación del evangelio por lo que una manifestación de que eres salvo es que sientas compasión por las personas y tengas el deseo de que ellas alcancen la salvación, eso es un fruto y se llama amor, el primer fruto mencionado del Espíritu Santo (Gálatas 5:22)

Un Árbol no se esfuerza por crecer y dar fruto, eso es algo natural que surge del cuidado que se le ha dado. Es igual, un cristiano, no tiene que esforzarse por sentir amor y anhelar la salvación de otros, eso fluye de forma natural y es el resultado de pasar tiempo con Dios por medio de su palabra y de la oración, que, como ya vimos es allí primero donde somos efectivos. 

En Juan 15:4-6 Jesús nos dice:

“Permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, 
si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, 
si no permanecéis en mí.

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos;
el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto;
porque separados de mí nada podéis hacer.

El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, 
y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden”.

Un árbol que no da fruto, simplemente no sirve, Mateo 3:10 dice:

“Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego”.
En resumen el amor es un fruto, el fruto es la manifestación externa del trabajo interno que hace en ti el Espíritu Santo, trabajo que es provocado por tu permanencia en la oración y obediencia a la palabra. 

Quede claro que tus frutos no son las almas que ganas, si no el AMOR y todo lo que el Espíritu Santo ha producido en ti que te hace ir a ganarlas. 

Tus FRUTOS son un MOTOR, que harán que sea natural y espontaneo hablarle a las personas de Cristo.

4º LA COMPASIÓN, TU COMPASIÓN

La compasión es un sentimiento de tristeza que produce el ver padecer a alguien y que impulsa a aliviar, remediar o evitar su dolor o sufrimiento, viene del latín “cumpassio”, calco semántico o traducción del vocablo griego “sympathia”, literalmente “sufrir juntos”, “tratar con emociones”, “participación en el sufrimiento del otro”. 

Es un sentimiento humano que se manifiesta a partir de la comprensión del sufrimiento de otro ser. Más intensa que la empatía, la compasión es la percepción y comprensión del sufrimiento del otro, y el deseo de aliviar, reducir o eliminar por completo tal sufrimiento.

Dice la Palabra que Jesús:

“Al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor”. - Mateo 9:36

Si algo caracterizaba a nuestro Señor Jesús era eso, su compasión, que lo llevo a sanar a las personas, a predicar por horas, la compasión es un motor que te llevara a hablar a alguien de Cristo, motor que es alimentado de oración y de la palabra de Dios.

La compasión es lo que te lleva a hacer algo y a no quedarte con los brazos cruzados. 

Eso que te lleva a ver mas halla de lo evidente, no solo la condición externa y actual de una persona, sino su condición interna y eterna, la compasión que sintió Jesús fue más allá, el miraba el futuro de esas personas, por que en el presente estaban siendo enseñadas y sanadas todas sus enfermedades y dolencias, en ese momento no necesitaban nada mas, eran felices.

“Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor”.

- Mateo 9:35-36

Veamos algunos ejemplos de compasión:

Mike Francen escribió: 

“Cuando un cierto individuo atrapa toda mi atención. De repente mis pensamientos entran en su mundo y me encuentro a mi mismo contemplando su destino eterno. Algunos de esos rostros nunca me han abandonado. Puedo cerrar mis ojos y los veo tan claramente como si estuvieran parados frente a mí. Una y otra vez me pregunto:
 -¿Quien los alcanzara sino yo?”

David Brainerd misionero entre los pieles rojas de Norteamérica, quien es muy conocido por su profundo amor por las almas, escribió en su diario: 

“Aquí estoy, Señor, envíame a los paganos rudos, salvajes del desierto; envíame lejos de todo lo que se llama comodidad, incluso a la misma muerte, si ha de ser en tu servicio y para propagar y engrandecer tu reino…Nada me importaba donde o como vivía, ni las fatigas que tenía que soportar, con tal que pudiese ganar almas para Cristo… ¡Como me dolió tener que gastar el tiempo durmiendo! Anhelaba ser una llama de fuego que estuviese ardiendo constantemente en el servicio Divino y edificando el reino de Dios, hasta el último momento.
 El momento de morir”.

La compasión va mas allá de un simple sentir, la compasión te debe llevar a hacer algo y eso es lo que te diferencia del mundo, un ejemplo claro es el sacrificio de Cristo, El no solo sintió compasión sino que se entrego por nosotros, dio su vida por amor y compasión por el mundo. (Romanos 5:8) y no hay mayor amor que ese (Juan 15:13).

Otro ejemplo de compasión, que es sentir y hacer, viene del apóstol Pablo que escribió en Romanos 9:3:

"Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne"

Pablo estaba deseando ser maldecido para siempre, separado de Cristo y destinado a eterna destrucción con tal de que Israel pueda ser salvo. Podemos imaginar una objeción: 

―Pablo, no te creo. ¿Cómo puede alguien decir eso y decirlo en serio? ¿Quieres decir que estarías dispuesto a renunciar al cielo e ir al infierno con tal de que Israel fuera salvo? 

Pablo dice: ―Estoy diciendo la verdad. No miento. 

Separado de Cristo Pablo nunca podría haber dicho esto, porque no habría sido cierto (comparar versículo 1: Verdad digo en Cristo). 

El amor y la preocupación que Pablo tenía por Israel estaban más allá de cualquier clase de amor humano. Era el amor de Cristo en él. LO QUE PABLO DESEABA PODER HACER; ES LO QUE CRISTO REALMENTE HIZO. 

El Señor Jesucristo dejó el cielo (2 Corintios 8:9), y fue realmente al infierno (en el sentido de estar separado de Dios y ser castigado por Dios) y fue hecho MALDICIÓN por nosotros (Gálatas 3:13). ÉL fue SEPARADO de Dios (Mateo 27:46) y Él fue CASTIGADO por Dios (Isaías 53:5, 6, 10), lo cual es la esencia misma del infierno (Mateo 25:41, 46;       2 Tesalonicenses 1:8-9 y note los dos elementos de ambos, separación y castigo). ÉL hizo todo esto para que nosotros pudiésemos ser salvos. 

La única manera en que Pablo podía hacer semejante declaración era porque su corazón estaba lleno del amor de Cristo, precisamente del amor que causó que Cristo fuera ANATEMA, para que nosotros fuéramos SALVOS.

Otro ejemplo viene de Moisés en Éxodo 32:31-32:

“Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo:
 Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, 
porque se hicieron dioses de oro, que perdones ahora su pecado,
y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito”.

Moisés prefería morir si Dios no perdonaba a Israel, ¡Ese era la compasión de Moisés por su pueblo, Israel! Su vida por la del Pueblo.

En conclusión la compasión siente un cristiano no es un simple sentimiento que se olvida en minutos, la compasión que siente un cristiano, es esa que no lo deja ni cuando duerme, la que hace que con fervor entregue sus oraciones a Dios, la que hace que se levante y calzados sus pies con el apresto del Evangelio salga y predique, por que ve mas allá de la pobreza o necesidad material de las personas, el ve la miseria y sufrimiento de un alma cautiva que agoniza en pecado y no quiere hacer otra cosa que llevarla a los pies de Cristo, aunque hacerlo le cueste su vida. El tiene un corazón quebrantado por las personas. 

Tu COMPASIÓN es un MOTOR, que hará que no solo sientas sino que actúes y les hables a las personas de Cristo.


UN MOTIVO EN LA OBRA DE DIOS

Un MOTIVO, ese del que te hablaba al principio de esta lección, aquello que no va a cambiar o variar a pesar de las circunstancias, algo que no cambie cuando cambie nuestro estado de ánimo, algo que no cambie de acuerdo a la condición física o social que veamos en cada persona, algo que sea nuestra meta y motivación al levantarnos y la siga siendo al acostarnos, algo que produzca y refleje nuestros sentimientos y crecimiento como cristianos, algo que siempre nos deje ganar aun cuando parezca que fuimos derrotados y ese MOTIVO por el cual debemos predicar el evangelio es la GLORIA DE DIOS, POR DARLE LA GLORIA A DIOS.

El término hebreo para Gloria es “Kabod” que significa “peso, importancia, resplandor”. La gloria de Dios es la revelación y la manifestación de todo lo que Él posee y es. La gloria de Dios conlleva el peso de todos sus atributos.

Lo que nos debe motivar a compartir nuestra fe, es el amor que le tenemos a Dios que nos lleva a la necesidad de darle la Gloria a Él, hacerlo por Él, porque Él es importante para nosotros así como nosotros lo somos para Él.

Es cierto que muchas veces podemos estar desanimados, no siempre tendremos compasión o estaremos amando a las personas, muchas veces no tendremos ganas de compartir nuestra fe, en muchas ocasiones quedaremos desanimados al experimentar un rechazo, somos humanos, por lo que nuestra motivación no podemos depositarla en lo que muy sinceramente podemos creer, sentir o hacer, ya que ello nos traerá frustración y desanimo, por lo que la principal motivación nuestras actividades, especialmente la de evangelizar debe ser darle la Gloria a Dios.

Esto va de la mano con el hecho de que debemos hacer que en las personas sea restituida la Gloria de Dios, Romanos 3:23 dice: “Por cuanto todos pecaron y esta destituidos de la Gloria de Dios”, no nos dice que están camino al infierno (aunque sea cierto) nos dice principalmente que están separados de su Gloria y esa debe ser una de nuestra tarea y motivación, llevar nuevamente a las personas hacia su Gloria donde también encontraran salvación y vida eterna.

Recuerda, es por la Gloria de Dios que predicamos, por lo que si hoy o mañana no sientes ganas de evangelizar,  lo harás no por ti ni por lo que sientas, sino por la Gloria de Dios, si no sientes predicar a alguien, lo harás por darle la Gloria a Dios, hacerlo por darle la Gloria a Dios nos quita cargas, nos quita la vanagloria y nos motivara siempre, por que lo amamos y lo hacemos por amor a Él y eso nunca puede menguar.

Darle la Gloria de Dios es tu Motivación, y tu Motivación es darle la Gloria a Dios, los puntos anteriores tienen que ver con ello, al buscar la Gloria de Dios en todo te ayudara a poner tu mirada en Dios, a buscar su aprobación y no la de los hombres, a hacer su voluntad y no la tuya, en ello se refleja que eres hijo de Dios, que amas su obra, que amas a las personas, por qué estás dando fruto. 

Alguno de tus motores se puede apagar, pero seguirás predicando porque lo haces para darle Gloria a Dios.

Recuerda, Dios nos creo para su Gloria y eso debemos darle:

“Diré al norte: 
Da acá; y al sur:
No detengas; trae de lejos mis hijos, 
y mis hijas de los confines de la tierra, 
todos los llamados de mi nombre;
para gloria mía los he creado,
 los formé y los hice”.

- Isaías 43:6-7

PARA RECORDAR


- Si no tienes el deseo de que otros sean salvos es porque tu tampoco eres salvo. Puedes estar seguro de eso. (Charles Spurgeon)

- El fruto es la manifestación externa del trabajo interno que hace en ti el Espíritu Santo, trabajo que es provocado por tu permanencia en la oración y obediencia a la palabra. 

- Tus frutos no son las almas que ganas, si no el AMOR y todo lo que el Espíritu Santo ha producido en ti que te hace ir a ganarlas.

- Un cristiano nacido de nuevo; no es que no “deba” descuidar la obra de Dios, es que no “puede” descuidar la obra de Dios, eso le es muy difícil y diría que hasta imposible.

- La compasión por una persona produce sentimiento y el sentimiento debe producir una acción que esta consumada en llevar a la persona a Cristo.

- La Compasión es eso que te lleva a ver más allá de lo evidente, no solo la condición externa y actual de una persona, sino su condición interna y eterna.

- No podemos esperar que la gente sea conmovida por un mensaje que no nos haya conmovido primero. (George Otis)

- Compartir el Evangelio por darle la Gloria a Dios nos quita cargas, nos quita la vanagloria y nos motivara siempre.

PARA HACER


Hazte las siguientes preguntas:

- ¿Qué me motiva a hacer la obra de Dios?

- ¿Soy verdaderamente salvo?

- ¿Estoy dándole la importancia que se merece la obra de Dios?

- ¿Estoy produciendo frutos? 

- ¿Tengo compasión por las personas?

- ¿Estoy dándole la Gloria a Dios en todo lo que hago?

HERRAMIENTA


Muchas veces al compartir el evangelio somos rechazados muchos motivos, con esta herramienta podemos compartir el evangelio aun cuando nos rechazan.

Es muy simple imprime la plantilla y sigue las instrucciones a continuación.



Explicación: TU DECIDES
Instrucciones: YOUTUBE
Descarga: DRIVE

ILUSTRACIONES


Si no es suficiente y deseas poder tener algunos recurso extras para defenderte o argumentar tu mensaje de modo que te entiendan, puedes visitar:


en la sección Ilustraciones encontraras muy buen material.

RESPUESTAS CREATIVAS



Si no es suficiente y deseas poder tener algunos recursos o estar mas preparado para responder cualquier pregunta que te hagan, puedes visitar: 


en la sección RESPUESTAS A PREGUNTAS COMUNES encontraras muy buen material.

MARCA TU CARTILLA

Antes de pasar a la siguiente lección no olvides marcar tu cartilla correspondiente a este taller para que podamos enviarte tu certificado una vez terminado el Taller. 


Si no la tienes la puedes descargar desde aquí:

SIGUIENTE

Comentarios


No hay comentarios

Te invitamos a leer este articulo

SUSCRIBETE

  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link