T3 - L2 - LAS ESTADISTICAS - EC - Taller de Evangelismo

DESCARGAS

Taller de Evangelismo

Talleres de Evangelismo online y presenciales gratuitos.

viernes, 1 de mayo de 2020

T3 - L2 - LAS ESTADISTICAS - EC


LAS ESTADÍSTICAS


Las estadísticas son interesantes, muchos están atentos en escucharlas, porque la mayoría de veces es información nueva, ademas es una buena manera de romper el hielo, puedes empezar con:

¿SABIAS QUE LAS ESTADÍSTICAS DICEN QUE 1 DE CADA 20 PERSONAS MUEREN POR ACCIDENTES DE TRANSITO?


- Vaya no lo sabía, debemos tener cuidado y ser mas precavidos al conducir un vehículo. 

Y ESTA ES MAS PREOCUPANTE: ¿SABIAS QUE 10 DE CADA 10 PERSONAS MUEREN?

- Jajaja eso es obvio.

- Si, es obvio y es muy real, pero sabiendo lo inevitable de ese acontecimiento, 

¿¡estás preparado para cuando llegue ese momento!?

¿Cual crees que sea su respuesta?, te puedo asegurar que algunos dirán que SI y otros dirán que NO, pero nadie, casi nadie te dirá "no me importa", ese "no me importa" que te dejaría sin argumentos, sin hilo para seguir la conversación y que si sigues es antesala de una discusión desagradable que te hará perder a esa persona.

Tendrás una respuesta favorable porque creaste un ambiente agradable, simpático. No fuiste ni te vio religioso en ningún momento.

Si te dice SI, pregúntale que esta haciendo

Si te dice NO, dile que es muy importante que lo sepa, Y QUE TU SE LO DIRÁS GRATIS

Si esto trae algún argumento con temas sobre la reencarnación, la aniquilación, etc. derribalo con este versículo y trata de no entrar en discusión:

"Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio". Hebreos 9:27

SI TIENES TIEMPO puedes compartirle este relato 

"El Bufón y el Rey:


Hace mucho tiempo vivió un rey al que le gustaba organizar fiestas para su propio divertimento y el deleite de sus cortesanos. Eran ocasiones bulliciosas en las que la alegría llenaba las estancias de palacio, tirándose la casa por la ventana sin escatimar gastos, con tal de obsequiar a todos los participantes con los mejores manjares, música, bailes y distracciones.

En una de esas fiestas el rey tuvo la ocurrencia de llamar al tonto más grande de su reino con el propósito de nombrarlo su bufón real. Todos los invitados estallaron en carcajadas ante la guasa del monarca. El tonto fue traído y saludó cortésmente al rey, quien le dijo delante de todos: ‘Aquí te hago entrega de los cascabeles y la indumentaria de bufón; si alguna vez encuentras un tonto más grande que tú, se los darás a él.’Todos rieron la gracia. El tonto se vistió los atavíos, se inclinó reverentemente y con burlesca solemnidad dijo: ‘Sí, majestad.’ Después hizo piruetas, sacudió los cascabeles, contó chistes e interpretó toda suerte de chirigotas y cuchufletas. El rey y los cortesanos se divirtieron de lo lindo con la actuación del bufón. Fue una ocasión memorable. Y así fue como el tonto más tonto del reino se convirtió en bufón del rey.

A partir de entonces fue una referencia obligada en todas las fiestas de palacio. Sus actuaciones y bobadas eran la compensación idónea de las aburridas formalidades y protocolarias ceremonias. Todos querían que su disparatada intervención pusiera la chispa que diera un toque de salero a los festines.

Pero, pasando el tiempo, el rey enfermó y ahora se estaba muriendo. Para entonces las risas habían huido de palacio hacía tiempo. El bufón había sido olvidado y su misma presencia hubiera estado fuera de lugar en aquellos momentos. También habían sido olvidadas las palabras que el rey le dijo. Pero, de repente, el tintineo de los cascabeles sonó en la puerta. El bufón había venido y quería ver al rey por última vez. ‘¿Se me permite entrar a ver a su majestad?’ preguntó. Él había sido un leal súbdito, entreteniendo muchas veces al monarca con sus payasadas y majaderías, por lo que le dejaron entrar. Caminó hacia la cama del monarca y se puso a su cabecera. El rey lo miró fijamente y, con un hilo de voz, le dijo: ‘Me voy.’ El bufón le preguntó: ‘¿Adónde majestad?’. ‘Me voy a un largo viaje’ contestó el rey. ‘Y ¿estáis preparado para ese viaje, majestad?’. Tras un prolongado silencio el rey dijo: ‘No.’ Entonces, con los ojos arrasados en lágrimas, el bufón comenzó a quitarse su indumentaria. ‘Majestad, me dijisteis que si alguna vez encontraba un tonto más grande que yo, le diera los cascabeles y la ropa; pues bien, lo acabo de encontrar. Aquí están, son vuestros.’

Ten cuidado y reflexiona. Tu vida pende de un hilo. Un accidente, una enfermedad, algo inesperado puede significar el fin de todo y, si no has hecho la provisión necesaria, resultará en la peor pérdida imaginable. 

Es por ello que ahora, cuando todavía estás a tiempo, debes, sin demora, hacer la paz con Dios. Esa paz sólo se realiza a través de Jesucristo, quien mediante su muerte efectuó la reconciliación con Dios, con quien estábamos enemistados por nuestros pecados. 

Al pagar por ellos, removió el obstáculo que nos separaba de él. Resta que tú hagas personal esa reconciliación, mediante el arrepentimiento y la fe en Cristo. No seas como el rey del relato. Ven a Cristo, ahora que estás a tiempo.

Fue muy fácil!!!! pero si....

SI NO TIENES TIEMPO solo dile:


Cuando mueras a tu cuerpo se lo comerán los gusanos, tus posesiones se quedaran con tus familiares, si fuiste bueno eso ira en tu lapita y si no igual pondrán algo bonito. Pero tu alma amigo, tu alma es eterna y si moriste sin recibir el perdón de Dios por todos los pecados que cometiste, no importando la gravedad de ellos seras juzgado y te iras al infierno (PUEDES APLICAR EL EVANGELISMO BÍBLICO, USA LA LEY SI NO LO VES MUY CONVENCIDO DE SUS PECADILLOS, ANTES DE DECIRLE COMO OBTIENE EL PERDÓN ASEGÚRATE DE QUE SIENTA QUE LO NECESITE)

Jesucristo pago con su muerte todos tus pecados, cargando y sufriendo todo el castigo que tu deberías recibir, Y LO HIZO POR QUE TE AMA, pero eso solo se hace efectivo si tu te arrepientes de tus pecados, crees en El y pides que Dios te perdone. Ven a Cristo, ahora que estás a tiempo.


Si llegaste hasta aquí, solo te queda orar por esa persona, hiciste un gran trabajo y ahora es el turno del Espíritu Santo, el terminara la obra que empezaste en esa persona.

No te pierdas la cuarta parte, al lado derecho o en la parte de abajo hay un casillero donde nos puedes dejar tu correo electrónico, hazlo y sabrás cuando publicamos nuevo contenido.